Abortos: DURA RESPUESTA AL OBISPO