Aborto: LA POSICION DEL OBISPO DIOCESANO